Alma de Cristo

Alma de Cristo , santifícame

dame paciencia, lléname de amor a los enemigos, capacidad de perdonar, ver lo bueno de las personas…

Cuerpo de Cristo, sálvame
sacúdeme la paciencia, la indiferencia, la comodidad…

sangre de Cristo, embriágame
enamórame de tu amor, lléname de tu mirada, riega mi vida , alumbra mi vida…

Agua del costado de Cristo, lávame
sepárame del pecado, de hacer daño a los demás, de mi pecado de omisión, de olvidarme de ti, de no quererme a mí misma, a mí mismo…

Pasión de Cristo, confórtame
en la soledad , en la frustración, en la incomprensión, en el desencanto…

Oh, buen Jesús, óyeme
Que te llamo, te necesito…

Dentro de tus llagas, escóndeme
Tú que todo lo pasaste por mí… y que todo lo pasas conmigo…

No permitas que me aleje de ti del maligno enemigo, defiéndeme.
Defiéndeme del mal, de lo que me hace daño, de lo que me condena…

En la hora de mi muerte, llámame, y mándame ir a ti
Dame la gracia de aceptar la muerte, la confianza en la vida eterna junto a ti…

para que con los santos te alabe, por los siglo de los siglos, amén.

Anuncios

3ª S. Cuaresma

Parábola de la Higuera:

Os voy a explicar lo que es una parábola. Es un regalo que nos da Jesús, pues un mundo nuevo nos quiere abrir, por eso con parábolas nos va a enseñar, los secretos que debemos descubrir, para valorar cuánto nos quiere.

En todas las parábolas que cuenta Jesús, siempre hay un secreto que debemos descubrir. ¿Estás listo para escuchar esta parábola?

Dijo Jesús: «Un hombre tenía plantada una higuera en su viña, fue a buscar fruto en ella y no lo encontró. Dijo entonces al viñador: `Ya hace tres años que vengo a buscar fruto en esta higuera y no lo encuentro. Córtala; ¿Para qué ha de ocupar el terreno estérilmente?’ Pero él le respondió: `Señor, déjala por este año todavía y mientras tanto cavaré a su alrededor y echaré abono, por si da fruto en adelante; y si no da, la cortas’».

La higuera está plantada dentro de una viña. La viña es en donde hay muchas uvas. Y en Palestina, que es la tierra de Jesús, es común que haya algunas higueras en las viñas. La higuera debe llevar varios años plantada, por lo menos unos 5, pues desde hacía ya 3 años, que hubiera podido dar fruto. Como no ha dado nada, debe ser cortada, pues ocupa terreno en balde y está absorbiendo los nutrientes de la tierra inútilmente. Sin embargo, el viñador propone hacer algo excepcional. Quiere conservar la higuera y hará hasta su último esfuerzo por que dé fruto. Si ni así da frutos, entonces sí será cortada.